ATENCIÓN: Contenidos con Copyright ©. Prohibida su copia.


El vehículo emite demasiados gases contaminantes o humo

Las causas de unas emisiones de gases elevadas son muy diversas, y atienden causas que van desde simple suciedad, a problemas mecánicos o electrónicos. En primer lugar, es importante determinar de que color es el humo (en caso de poder percibirse)

Humo negro

El humo negro indica una mala mezcla aire/combustible, a norma general, exceso de combustible. Al margen de avería en inyectores o bomba, hay algunas causas comunes con fácil solución:

Inyectores sucios

Es quizá la causa más frecuente de emisiones elevadas, y por general la primera a descartar. No se trata de que los inyectores estén atascados, porque de ser el así, el vehículo no funcionaría. A veces leves residuos propios de la combustión o del combustible son suficientes para una mala combustión y por tanto emisiones de gases altas. A menudo, un limpiador para combustible suele ser más que suficiente. Para ver un listado de limpiadores diésel pulse AQUÍ.  Para ver limpiadores gasolina pulse AQUÍ.

Turbo sucio

Un turbo sucio también afecta a las emisiones. Algunos limpiadores para combustible de los recomendados anteriormente, también limpian el turbo (fíjese en las tablas comparativas que aparecen en las secciones de limpiadores para combustible). 

Sistema de admisión de aire sucio (colectores, sistema EGR)

Problema muy frecuente en motores equipados con válvula EGR. Desmonte una toma de aire cercana a la admisión y observe el grado de suciedad. Si la cantidad de suciedad es excesiva, desmonte y limpie a mano. Si no es excesivo, puede mejorar sustancialmente la situación con un limpiador de admisión en aerosol. Pulse AQUÍ para ver un listado de limpiadores para admisión

Segmentos sucios / motor desgastado

Aplican las mismas soluciones a las descritas en el apartado "humo azulado", bajo las secciones "segmentos de motor sucios" y "motor desgastado"

Otras causas

Otras causas muy frecuentes del humo negro son: filtro de aire muy sucio, nivel de combustible demasiado alto, presión excesiva de combustible, obstrucción del conducto de aspiración del carter (se puede limpiar con un limpiador para admisión)

Humo azulado

Cuando el humo es azulado, indica quemado de aceite. Puede originarse por diversas causas:

Segmentos de motor sucios

Si los segmentos han acumulado residuos, no se expanderán de forma adecuada, impidiendo una buena compresión y ocasionando quemado de aceite, que también incrementará las emisiones.

Es un fenómeno frecuente, que se da incluso en motores que funcionan aparentemente bien e incluso tienen pocos kilómetros.

Podría limpiar los segmentos en dos pasos:

- 1) Aditivo limpiador al aceite de motor. Con el motor en marcha se deja actuar al producto y posteriormente se reemplaza el aceite. Cuanto más tiempo dure la limpieza, mejor. Un buen limpiador, que además permite limpiezas largas (de hasta 300km) es el aditivo Xenum M-Flush

- 2) Aditivo limpiador al combustible. Importante para una limpieza completa. Para ver limpiadores para diésel pulse AQUÍ. Para limpiadores para gasolina pulse AQUÍ

Motor desgastado

Si el motor ha sufrido un desgaste importante, la combustión no será buena, y será frecuente encontrar consumo de aceite, que también incrementará las emisiones . El desgaste se produce de forma natural con los años, y se acelera de forma muy importante si se emplean lubricantes de baja calidad o se realizan intervalos de servicio demasiado largos.

Para tratar de compensar dicho desgaste puede:

  • Emplear un lubricante de mejor calidad, que ayudará a mejorar el funcionamiento del motor
  • Emplear un aditivo potenciador de viscosidad (pulse AQUÍ), que compensará con viscosidad el desgaste que ha sufrido el motor

Recuerde que si el desgaste de motor está muy avanzado, a norma general la única solución real será abrir y reemplazar componentes.

Retenes endurecidos

Algunos retenes, al endurecerse, provocan un paso de aceite a la cámara de combustión, donde se quema, incrementando las emisiones. Si los retenes no se han llegado a romper, con un poco de paciencia, un aditivo regenerador de retenes puede solucionar el problema. Pulse AQUÍ para ver un listado.

Turbo dañado

De ser el caso, la solución pasa por su reemplazo o reparación

Otras causas

Otra causas común a este tipo de problema es emplear una viscosidad de aceite inadecuada al estado actual del motor.

Humo gris

El humo gris es de los más difíciles de diagnosticar. Puede tratarse de quemado de aceite (véase apartado "humo azul") u otro problema. Una razón habitual es el atascamiento de la válvula PCV (sistema de ventilación del cárter), que por presión genera fugas de aceite. De ser el caso, y si la válvula no se ha estropeado podría limpiarla con un limpiador de admisión. Para ver un listado de limpiadores de admisión pulse AQUÍ

Humo blanco

Sin hablar del humo originado por condensación de agua (fenómeno normal, en especial en épocas frías), las emisiones de humo blanco que son especialmente densas pueden indicar quemado de refrigerante. Si la fuga de refrigerante no es muy grande, puede subsanar el problema con un tapafugas para sistemas de refrigeración, pero en caso contrario, lo mejor es que acuda a un taller para reparar la avería lo antes posible. Para ver un listado de tapafugas pulse AQUÍ